Verano y Positivad Tóxica

POSITIVIDAD TÓXICA

No hay nada mejor que pasar una tarde calurosa de Julio escribiendo sobre positividad tóxica en mi blog abandonado de la mano de…

Si no lo sabes, este es el mejor blog de antropología de todos los tiempos, bueno era… 

No tengo nada que contar en especial excepto que tengo calor y que la quinta ola de la dichosa pandemia me paraliza un poco a la hora de hacer planes.

Veo a mi alrededor que a la gente parece que se le ha olvidado que aún sigue un virus campando a sus anchas entre botellones, comidas y festividades.

«Lo que no mata engorda» se suele decir, en este caso parece que la cultura puede más que las recomendaciones sanitarias marcadas por la biología.

Una vez más la dicotomía entre Naturaleza-Cultura

Creo que por una vez en mi corta vida de Antropólogo Principiante puedo decir que lo cultural sobrepasa a lo biológico, aunque vengo de cursar una asignatura en la que dice que para ser buenas antropólogas tenemos que incluir el discurso biológico en nuestros estudios hacia el ser humano.

Donde vivo, que se llama España, tenemos una cultura del “ole ole”, y esta cultura de la fiesta una vez mas traspasa fronteras.

Muchos turistas que a sabiendas de la quinta ola que azota España siguen viniendo a vivir sus super vacaciones merecidas por que han pasado un año muy malo de pandemia y empaparse de la festividad que en sus países de origen está más restringida.

 El calor me hace decir cosas raras sin ninguna pretensión de turismo fobia.

El caso es que yo sigo medio confinada, sin ganas de relacionarme con los demás como antes.

Si ya de por si era solitaria y muy poco dada a la festividad, la covid, es una excusa perfecta para seguir aislada en mi mundo y la tecnología tiene mucho que ver con este aislamiento.

Creo que estoy entrando en la crisis de los 40 con un poco de antelación, aunque no creo mucho en esto de las crisis que cada diez años parece que tenemos que pasar.

Dicen que a los 40 años tu cuerpo empieza a notar ciertos cambios biológicos, como siga así, voy a llegar a los 40 años hecho un fatibombi o lumbersexual que queda mejor y le da una connotación más sexy.

¿CRISIS DE LOS 40 ANTICIPADA?

¿Qué produce la crisis de los 40 años? ¿Lo biológico o lo cultural?

Si hago caso a lo biológico, la crisis de los 40 años hace referencia a los cambios físicos-químicos que se producen en el cuerpo.

Si hago caso a lo cultural cuando una se va acercando a los 40 parece que sí o sí tiene que padecer una crisis.

La famosa frase de “está entrando en la crisis de los 40” ya la empiezo a oír a mí alrededor.

Que le den a lo biológico y lo cultural, pienso no pasar por ninguna crisis porque ya de por si, mi vida, mi mente, mi cabeza está en continua crisis, la crisis del aprendizaje continuo y la exploración del ser humano hasta sorprenderme de la cantidad de tonterías que hace y dice. 

Si me pusiera a contar la de formaciones, cursos, horas empleadas en el estudio que he realizado, caería en una depresión.

Padezco el mal del culo inquieto, porque he ido aprendiendo cosas que nada tienen que ver una con la otra y ahora me encuentro que el maldito mercado laboral te condena a que seas una cosa, te especialices en ella y si luego no te gusta, ten los santos ovarios de cambiar de rumbo y hacer cosas nuevas.

Hay mucha positividad tóxica.

LA POSITIVIDAD TÓXICA QUE INVADE MI SER

Realmente no sé qué es la positivad tóxica aunque el otro día en una formación que estaba realizando, la profe comentó que intentáramos no caer en las redes de la positividad tóxica.

La positividad tóxica son la mierda de frases que normalmente escuchamos como el

“Tú puedes con todo”

“Ser feliz es más fácil de lo que pensabas”

“Si sueñas lo consigues”

Y esa mierda de frases positivas que las lees por un momento, te las crees, y luego vuelves a tu rutina de mierda, a tu crisis de los 40 y a seguir pensando entre lo biológico y cultural del asunto.

Yo soy mucho de usar la positividad tóxica, si te contara la cantidad de libros de mierda de crecimiento personal que me he leído te sorprendería y sigo en el mismo sitio, en mi misma mierda.

En el momento de leerlos, me flipo y empiezo a soñar con que soy capaz de hacer cualquier cosa, luego te das cuenta de que no, no eres súper woman, no tienes las mismas capacidades y te das cuenta de que has malgastado tu dinero y tiempo en leer positividad tóxica.

Seguramente luego cogeré un nuevo libro de positividad tóxica y lo leeré.

Si después de leer el libro no consigues tus objetivos y le dices al autor que su libro no funciona, el autor te dirá que sí, que funciona, pero que no le he puesto todo el amor del mundo para conseguirlo.

¡A la mierda!

Joder, como estoy hoy…

¿ME REFUGIO EN LA ANTROPOLOGÍA DE NUEVO? 

Cambiando de tema, el año que viene voy a matricularme de nuevo para seguir estudiando antropología.

Este año solo me he matriculado de dos asignaturas, sí, ahora es cuando te ríes de mí y me dices…

¿En serio te vas a sacar el grado a dos asignaturas por año?

Sí, ¿pasa algo?

No tengo ninguna necesidad de tener el grado universitario para decir que soy antropóloga porque además si algún día lo tengo, difícilmente podré dedicarme a esta ciencia, ¿por que coño te crees que sigo escribiendo en mi blog?

Si sigo escribiendo es para matar el gusanillo de dedicarme a la antropología.

Además, siendo sincero, estudiar antropología en la Uned creo que no me va a aportar las herramientas necesarias para dedicarme a la antropología.

Estudiar en la Uned es como un mero trámite para que te den la titulación universitaria, así lo veo, porque las metodologías de enseñanza están muy anticuadas y no funcionan para aprender.

Bueno pues ya está.

Ya he soltado un poco de mierda en mi blog, una vez más, a ver si alguna vez escribo cosas más positivas, pero claro, no quiero entrar en la positividad tóxica de la que te hablaba antes.

¿Cómo va tu verano? ¿Algún plan especial?

Yo encerrada a cali canto

Te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.