Los Fofisanos. La moda del michelín.

LOS FOFISANOS

En este artículo hacemos un repaso al significado del término fofisano y como los fofisanos van ganando visibilidad en los medios. 

El cuerpo, es ese maravilloso instrumento que el ser humano usa en su día a día.

El cuerpo es un  objeto que es interpretado culturalmente según el contexto cultural en el que viva.

El cuerpo se transforma, se cultiva y se lee.

EL CUERPO COMO MODELO PUBLICITARIO

La visibilidad del cuerpo en las sociedades modernas ocupa espacios, pantallas y publicidad. 

Tal visibilidad se concreta en variadas imágenes que se emiten en los distintos medios.

Ha habido un cambio en las formas en las que el cuerpo se hace presente en nuestra era.

Cada vez que  abrimos sesión en las redes sociales, en un alto porcentaje aparecen nuestros contactos colgando imágenes de sus cuerpos para luego nosotros leerlos y descifrarlos según nuestro contexto cultural, construyendo significados de las distintas formas del cuerpo que se nos presentan.

El cuerpo humano no es una realidad en sí.

Es una construcción simbólica, una representación social de los cuerpos. Es la cosmología de las sociedades humanas las que interpretan los cuerpos.

LOS FOFISANOS, NUEVOS CUERPOS VISIBLES

El término “fofisano” es un nuevo término como otros tantos para categorizar el cuerpo. 

Los fofisanos presentan un cuerpo fofo y sano a la vez.

Es una alternativa al culto al cuerpo, lo que conocemos como culturismo o cultivar el cuerpo.

El culto al cuerpo ha ido incrementándose a lo largo del tiempo y conformándose  en especialidades acompañado de programas  nutricionales.

Se ha convertido en una forma de vivir, aparentemente saludable y envidiable tras la forma en la que queda el cuerpo trabajado, un cuerpo cultivado.

“Tabletas de chocolate”, “bíceps rigurosos”, “cuádriceps trabajados” y “pectorales perfectos” son formas de describir las partes del cuerpo interpretadas en un contexto  cultural determinado que visualizan el cuerpo en las sociedades modernas.

Salir del cuerpo normativo, del buen cuerpo social,  de la interpretación del “cuerpo diez” o “cuerpo perfecto” nos llevan a nuevas categorías descriptivas del cuerpo.

¿QUÉ SIGNIFICA SER FOFISANO?

El término fofisano no deja de ser una moda venida de Hollywood tras ver la transformación del cuerpo de personajes famosos que han pasado de un cuerpo cultivado a un cuerpo fofisano.

Un cuerpo que se describe como el de “barriga cervecera” o “se nota que ya no se cuida”, son descripciones para entender qué es un cuerpo fofisano.

Es un cuerpo no esculpido, de una persona que se alimenta sano y que de vez en cuando hace deporte.

En un artículo de un periódico titulado los «Diez fofisanos más atractivos» puedes ver la transformación del cuerpo, como si de un ritual de paso fuera el ir cumpliendo edad. 

Los famosos muestran sus cuerpos fofisanos rondando entre los 35 y 45 años, una edad en la que el cultivo del cuerpo da paso a la bebida de cebada y a no hacer tanta actividad deportiva. 

En cualquier caso me parece una moda vírica en internet que no llegará a ser empírica hasta que un científico social titulado, de forma al corpus del conocimiento para describir al fofisano y los rituales de paso para llegar a tener el cuerpo fofo y sano.

De momento nos quedamos en que puede ser vista como una estrategia para no estigmatizar a los cuerpos que no estén cultivados, que salgan fuera de la forma social donde el cuerpo es percibido y deseado.

Y como de una moda se trata, después vendrá otra y después otra.

Vivimos en la sociedad de la información o de la info-toxicación en la que cada dos por tres aparecen modas y estilos para describir formas de vivir.

Términos como “hípster” “emo” o “swag” describen modas que perduran o que se desvanecen en el tiempo.

A fin de cuentas, son formas de relación que son interpretadas según la mirada cultural con la que sean vistas. Formas simbólicas que interpretamos en un contexto sociocultural dado.

Construcciones como las que acabo de dar aquí sobre el cuerpo fofisano.

Y creo que a esto lo podemos llamar, CULTURA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.