La curiosidad mató al gato y dio vida a la Antropología; lo RARO y lo NORMAL

Hay dos palabras que en Antropología deberías de evitar. 

Ya sabemos que la Antropología social y cultural es la ciencia que estudia la realidad humana.

La cultura, es esa palabra que evoca grandes suposiciones sobre su significado, y es que, con significados tan variantes, la palabra cultura adquiere diferentes formas de entendimiento.

Angel Díaz de Rada define la cultura, como “un conjunto de pautas convencionales en el comportamiento humano”.

La cultura está intrínseca en cada persona, todos nacemos en una cultura determinada y nos «endoculturizamos» en ella.

Al salir de clase, acompañado por una antropóloga en dirección al metro, debatimos sobre el congreso que se realizó en Tarragona.

A mi amiga antropóloga le pareció un poco falto de materia. Al parecer se están perdiendo ciertas costumbres en la realización de las etnografías y el trabajo de campo, unas costumbres creadas desde la academia en la que los antropólogos que llevan más tiempo trabajando en la ciencia ven como las nuevas generaciones van perdiendo o haciendo una etnografía diferente, como a ellos le enseñaron y la siguen practicando.

La palabra prohibida en Antropología.

Le pareció horrible que en algunos simposios los antropólogos usasen la palabra NORMAL.

Mi reacción fue nula, no comprendía porque la palabra NORMAL creaba tanta aberración a mi amiga. A escasos minutos comprendí que la palabra NORMAL, no entra en el vocabulario de la Antropología. Se me vinieron a la cabeza algunas preguntas.

  • ¿Qué es lo normal?
  • ¿Quién es normal?
  • ¿Cuál es la normalidad?
  • ¿Por qué no usar la palabra normal cuando queremos hacer referencia a algo que nos parece típico o convencional?

Estas preguntas rondaron en mi cabeza hasta el día de hoy, llegando a la conclusión de que lo normal no existe.

Aparte de la palabra normal, pensé en la palabra RARO,

  • ¿Qué es lo raro?
  • ¿Lo no normal?
  • ¿Lo extraño?

Raro lo usamos para referirnos a algo que no conocemos, que nos produce extrañeza, distancia, lejanía, curiosidad.

La curiosidad mató al gato y dio vida a la Antropología.

Para las antropólogas no hay nada RARO ni NORMAL, como expertos en las culturas que son, nuestro campo de disciplina, la curiosidad nos lleva a la etnografía y la etnografía a nuestro trabajo.

¿Acaso hay alguna cultura rara o normal?

He ahí la cuestión, las antropólogas trabajamos para conocer lo que nos resulta RARO, para comprender que en tal rareza inexistente no hay más que un conjunto de pautas que podemos descifrar para poder conocer esa rareza, una rareza no normal ni normal que lleva en sí un conjunto de pautas que los antropólogos tienen que descubrir.

Lo normal se construye en nuestro entorno creando oposición a lo no normal, a lo raro. Se crea un choque entre lo raro y lo normal, por eso, las antropólogas estamos inmiscuidas en una trama para descifrar lo raro y que parezca normal, pero siempre sin usar la palabras RARO y NORMAL, cargadas de etnocentrismo en los espacios socioculturales.

Yo cuando alguien me dice que aquello, eso, ese o aquel, le resultó raro, siempre respondo lo siguiente.

-Raro es lo que no conoces, si lo conocieras ya no te resultaría tan raro.

12 thoughts on “La curiosidad mató al gato y dio vida a la Antropología; lo RARO y lo NORMAL

    • El Antropólogo Principiante Contestar

      Gracias, muy bueno el enlace que habéis dejado, me encanta.

  1. Monica Alejandra Pulido Contestar

    Soy estudiante de lenguas modernas, y la cultura claramente es algo que siempre está presente. Pienso que, en efecto, decir que algo es bueno o raro es muy subjetivo, ya que se otorgan connotaciones de carga positiva y negativa, y por lo tanto no son términos apropiados para hablar y analizar las muuuchas culturas que existen. Pero por esto mismo, el que existan tantas culturas, sí considero necesario encontrar palabras que sustituyan a «bueno» y «raro», con el fin de poder analizar las diferencias culturales. Estba pensando en dos palabras con carga neutra: «cotidiano» podría reemplazar a «bueno»: «lo cotidiano para ti no es lo cotidiano para mí». Asimismo, «diferente» podría reemplazar a «raro»: «aquello no es bueno ni malo, solo diferente». Pero claro pueden haber otras jaja. Super el post, ¡me encantó!

    • El Antropólogo Principiante Contestar

      Me quedo con tus palabras, me parecen buenas para usarlas en el lenguaje.

  2. Fernando Chahud Contestar

    Soy antropólogo y el artículo para mi es novedoso , por lo que puede valer como una introducción a una de las características o definiciones sobre antropología. Buena.

  3. La Bicha Contestar

    Hola! Me encantó este posteo, el abordaje sobre los conceptos.
    Saludos desde Uruguay!

  4. Anónimo Contestar

    Este site é simplesmente sensacional. A cada artigo sinto que sou compreendida! Abraços do Brasil!

  5. Edward A. Achutegui (@ayahuasca7) Contestar

    Estudiar a los seres humanos y sus obras es un privilegio de todos. Sin embargo los antropólogos han hecho de esta acción, de este privilegio; una profesión, un campo de estudio, un descubrimiento de leyes que explican o tratan de explicar el porque de los seres humanos y el deber ser de los humanos en el planeta tierra. Y hay tendencias en el estudio y por eso yo me inclino por la antropología evolucionista porque todo cambia, todo se transforma, nada esta estático, nada es normal, nada es raro. Lo normal, lo raro es un momento en el desarrollo, el tiempo y el cambio de las cosas. Los seres humanos hacemos uso de ese privilegio “normal” y “raro”, al mismo tiempo, de la evolución de la naturaleza que por poseer un cortex o corteza cerebral mas gruesa, mas poderosa entre los mamiferos superiores, por lo que somos capaces de cambiar nuestro entorno, nuestro medio ambiente a voluntad. Ya los griegos decían “los seres humanos son demiurgos de si mismos” o sea nosotros somos creadores de nuestra propia humanidad. Lo “bueno” o lo “malo”; lo “normal” o lo “raro” dependerá de nosotros los humanos.Es tamos en este foro para comprendernos mejor y cambiar el mundo positivamente. Gracias por esta oportunidad.

  6. Montse Neira Contestar

    Yo estuve en el Congreso, y sí, ciertamente, salió el tema, yo no soy antropóloga, propiamente dicho, para mi, y creo que mucha gente, fuera de la disciplina decir «normal», quiere decir que es lo que más abunda, vamos, lo que en estadística seria la moda…una vez dicho eso, si que es chocante que los dichosos conceptos, salgan de boca de antropológ@s, vamos, que es «normal» que en la antropología se usen estos conceptos y es «raro» que no se usen 😉

Deja un comentario