Orgullo Antropológico del Antropólogo

MI ORGULLO ANTROPOLÓGICO

Estoy orgulloso de estudiar antropología y tengo mi orgullo antropológico que se sale. 

El otro día mientras me rebaneaba los sesos para comprender el sistema de Potlatch de los Kwakiutl del sur en la biblioteca de la universidad, me di cuenta de que estudio algo que al mortal común le sorprende y que a mi me encanta que le sorprenda. 

Definamos mortal común como aquellas personas que no conocen que es la antropología, ya que la mayoría de las personas desconocen cual es la labor de la antropóloga.

ORGULLO ANTROPOLÓGICO 

Después de leer a Malinowski y a Fredrik Barth, decidí salir de las sala en donde los cerebros son exprimidos (la biblioteca), a fumarme un cigarro.

Sí, fumo, pero sólo tabaco, que luego confunden a los antropólogos con fumadores de marijuana, no tengo nada en contra de los que fumen hierba, que conste. 

No me extraña que nos confundan con consumidores de opiáceos, a veces decimos unas cosas que son dignas de un buen canuto bien fumado, y ojo, que no digo que para estudiar antropología no se tenga que fumar maria, allá cada cual.

Mientras exhalaba una caladita, con el móvil en la mano y Twiteando a Una Antropóloga en la Luna y al Antropólogo Perplejo, una chica se acercó para pedirme fuego.

-¿Tienes fuego? – me pregunta con un cigarro de liar en la mano.

-Sí – le digo buscando el maldito mechero.

Cuando alguien te pide fuego por arte de magia se esconde en lo más profundo del bolsillo y pareces un inútil buscando el encendedor y que tras un minuto tenso lo encuentras mientras se produce un cierto escenario cómico.

Después del minuto buscando el encendedor, se lo acerco, enciende su cigarro y me lo devuelve.

-Una pregunta, ¿que estudias? – me pregunta con curiosidad.

-Es secreto y te tendría que arrancar el corazón- le respondo con cara de loco.

No le dije eso, pero me entraron ganas ya que estaba estudiando los rituales aztecas.

Estudio antropología social y cultural – tres, dos, uno…

Esperando a la típica respuesta…

¿Eso para qué sirve? ¿Es lo de los huesos no?

Me ha tocado mi orgullo antropológico. 

LA TÍPICA PREGUNTA QUE LE HACEN A UNA ANTROPÓLOGA

Nooooooo!!!!!

Siempre igual!!!!

Me canso  de explicar siempre lo mismo.

La antropología de los huesos existe, pero yo estudio antropología social y cultural.

A lo que continué;

-¿Y tú que estudias? – por cambiar de tema y no explicar el rollo patatero de que las antropólogas no sólo estudiamos los huesos y de que existen diferentes disciplinas dentro de la antropología.

-Yo hago económicas, me dice.

Buf, con una de económicas he ido a parar, pero bien, continué mi discurso, ahora estaba convencido, lo que le iba a contar tenía mucho que ver con lo que la chica con el cigarro en mano estaba estudiando.

-¡Económicas! ¡Qué guay! Justo ando estudiando yo también económicas. No de la manera en la que tú la estudias. ¿Sabes por qué los Aztecas practicaban el canibalismo, se comían unos a otros, se arrancaban el corazón, se descuartizaban y los niños eran un exquisito manjar?

La chica asentía con la cabeza con cara de, “este tío está loco”

 Continué…

-Pues los aztecas eran caníbales por las relaciones económicas que existía en su cultura,  con bases ecológicas que se expresaban en un ritual religioso acompañado de la necesidad de consumo proteico carente en el entorno natural y con una demografía intensa en la cual los recursos naturales eran cada vez más escasos.

 Y…

¿Sabes lo que era el Kula? Un gran sistema económico basado en el dar y en contra-dar en el que no existía la moneda como objeto de cambio.

Y…

¿Sabes lo que es un potlatch? Los Kwakiult lo practicaban en la era pre contacto, como forma de relación económica para que todo el mundo tuviera acceso a los recursos naturales y pudieran subsistir, después todo el sistema económico cambió con la llegada de los europeos.

Continué…

ESTE ANTROPÓLOGO ESTÁ MAJARETA

Continué mi parrafada antropológica para sentir mi orgullo antropológico. 

-Eso estudia la Antropología Social y Cultural, bueno, una de las partes de la antropología, porque tiene tanto que abarcar que sería imposible terminar, como ves, yo también estudio económicas– le dije en un tono un tanto sarcástico.

Tal vez, no debería de haber soltado toda esta parrafada pero me salió así, y como tenía toda la información reciente en la cabeza tras haber estudiado para un examen pues le solté esto a la chica.

Me da igual que la gente piense que somos raros, para raros ellos, ellos sí que son raros, que muchas veces no se paran a reflexionar en la cultura en la que viven y son autómatas del sistema.

Cuando descubres las pautas culturales de tu propia cultura, el mundo se desquebraja, ya no serás la misma, todo te parecerá extraño, serás consciente de que muchas de las cosas que haces en tu cotidianidad son pautadas por tu cultura y cuando te des cuenta de ello, lo analizarás hasta que llegue el punto en el que pienses que se te está yendo la olla con esto de la antropología, no te preocupes, es normal, ya se te pasará.

Hay que levantar bien la cabeza y vivir el orgullo antropolígico dignamente y que la antropología sea conocida.

En plan ameno…

 

 

6 thoughts on “Orgullo Antropológico del Antropólogo

  1. nadia Contestar

    con esto que decis es dificil encontrar gente con la que charlar de todo el general y poder compartir tus inquietudes, cuando empece a estudiar antropologia en el 2 año nos dieron un texto para leer , creo por no acordarme mal, se llama lins riveiro, este autor aparte de describir la tarea del antropologo tanto si estudia en su entorno como en otro, ese estudiar… despues se transforma en un estilo de vida en el cual todo el tiempo estas analizando. creo q de ahi cambie y lo veo todo de diferente manera descotidianizar seria la palabra. y hablando de explicar la antropologia justamente ayer me encontre con que mi madre me preguntaba ¿de que vas a vivir cuando te recibas?, ¿vas a tener una buena retribucion economica? me encontre a mi misma explicandole a mi madre, como a un niño de jardin que es lo que vamos a hacer y en que instituciones nos podemosdesempeñar aun asi, creo que esta disciplina no esta muy difundida, y que en necesaria para muchas intituciones.

    • El Antropólogo Principiante Contestar

      Coincido contigo en lo último que has dicho. Creo que está en las nuevas antropólogas dar un giro y buscar caminos y encuentros laborales de la disciplina. ¿Dónde? Ni idea, es todo cuestión de pensar. Un saludo.

  2. Francisco Mendoza Pérez Contestar

    Si pues estoy estudiando el mitote en el noreste, en base a unas pinturas rupestres en donde aparecen figuras humanas bailando en circulo y abrazados. Esto lo trabajo de acuerdo a Marcel Mauss como un hecho social total gcs slds. Dar recibir y devolver y el prestigio eran muy importantes en las sociedades que estudio.

  3. jurdini Contestar

    Me encanta… «a veces decimos unas cosas que son dignas de un buen canuto bien fumado».
    Y tu párrafo final, simplemente excelente.
    Advierto, pasados unos años de haber terminado la carrera verás como esta ida de olla todavía no se va 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.