El poder de la red; construcciones "cibernéticas".

¿Qué es lo que alimenta a una persona a crear contenido en Internet? ¿Qué es lo que hay detrás de la pantalla? ¿Cuáles son las formas de poder en la red?

Desde que creé este Blog, un espacio en la red donde ir publicando textos, vídeos, imágenes y otro tipo de formato, he ido aprendiendo algunas funcionalidades de Internet. Saber cómo funciona la red es complejo, sin llegar a dilucidar algunos conceptos y técnicas, la corta experiencia que tengo me hace pensar algunas cuestiones relativas a la red.

Exponiendo mi caso como ejemplo práctico, voy analizando las formas de poder que se pueden generar en Internet. Ronald Cohen (1970. P,31) define el poder como “la capacidad para influir en el comportamiento de otros y/o ganar influencia en el control de acciones consideradas importantes”, por poner un ejemplo las «primaveras árabes» como las definimos en occidente tuvieron una impactante fuerza de cohesión sobre las personas a las que les unía algo en común a través de Internet, movimientos sociales como el 15M también consiguieron poder a través de la red, y sin ir más lejos el partido político de Podemos usó la red como forma de comunicación en donde fue consiguiendo  a través de la difusión en Internet, los ideales del partido político, nuevas personas que siguieran a un nuevo partido que a día de hoy  ha tambalead a la política arcaica de este país.

Dejando a un lado a políticos y movimientos sociales que se generan en la red, ¿Qué es lo que lleva a una persona o a un grupo de personas a publicar en la red? Parece ser que, si hoy no estás en la red, no existes. Parece ser que cada día pasamos más horas conectados, desde que el Smartphone llegó a nuestros bolsillos la conexión es continua. Con tan solo sacar nuestro móvil ya podemos navegar en la red y estar alineados con la pantalla como algo que nos absorbe y nos evade.

El poder,  se virtualiza a través de las visitas. Si una página es muy visitada significa que tiene relevancia virtual o autoridad ascendente y visible, si consigue un cierto número de visitas el motor de búsqueda de Google empieza a indexar los resultados de búsqueda y a considerar que la información que ofreces tiene cierta relevancia. Los motores de búsqueda empiezan a posicionar  la información como si de un ranking se tratara, la información que ofreces en la red, se irá posicionando con las llamadas SEO que son las siglas de ‘Search Engine Optimizer’ (‘Optimizador de Buscadores’). Se trata de una estrategia algorítmica en la que una persona -o una empresa- que se encarga, de que una página web aparezca en las primeras posiciones dentro de los resultados de un buscador, en relación a una serie de palabras o términos.

Los “Me gusta”, los “Retwits”, las comparticiones de los artículos, por poner algunos ejemplos,  son la moneda que buscan las personas, entidades, organizaciones, o cualquier ente que quiera posicionarse en internet para ser leído o para ganar dinero a través de publicidad o del producto que ofrece. Los «Me gusta» se pueden transformar en dinero.

Los «Likes» son la nueva moneda de cambio, cuando le das al «like» estás haciendo una transferencia, un pago, un forma de generar poder en la red hacia lo que has marcado con tu “me gusta”. Los “Likes” dan poder en la red, ofrecen relevancia social, aumenta el poder del que está detrás de la pantalla. Parece una tontería pero con lo “likes” en mi caso, son la fuerza que me impulsa a seguir con este blog, si a nadie le interesase lo que escribo o lo que publico, dejaría de escribir y de seguir hacia delante pero, con el descubrimiento de la red, tal vez optaría por buscar otro medio de comunicación, pero… ¿Cuál?

Cuando empecé a escribir, pensaba, ¿quién va a leer esto que escribo?, y es que, aunque carezca de las herramientas lingüísticas para realizar una escritura impecable, vi que las personas a las que les llega esta información, al parecer les gusta lo que escribo. Viendo las diferentes estadísticas que te ofrecen las plataformas en donde publicas, donde puedes ver  los “Likes”, puedes hacerte una idea de a cuanta gente estás llegando la información que publicas, de cómo va funcionando la difusión, en que lugares del mundo están pinchando los enlaces que ofreces y un largo etcétera, que como si de un banco central estadístico se tratase hace que quieras seguir publicando y querer llegar a más personas.

Entonces me pregunto ¿Cuál es la fuerza para que siga adelante, escribiendo y realizando diferentes actividades en el blog? La respuesta es clara, los “likes”, ¿son los “likes” lo que me da fuerza para seguir adelante con este espacio? Si, lo son, si la gente no compartiese la información y no me siguiese no tendría las ganas de seguir hacia delante. Como veis cuando le das a un «like» estás animando a las personas a seguir con su objetivo.

¿Cómo se transforma un like en poder?

Imaginaros que ahora de repente el blog o la página en Facebook que creé hace cuatro meses recibe 1.000.000 “likes” Tener a 100.000 personas que siguen tu blog o tu facebook te da poder, poder de comunicación, poder de relación, poder de información, poder de denuncia, de movimiento, de colectivo, y toda una variedad de poderes que os podáis imaginar,  poderes que depende de quién los maneje, puede ser beneficioso o no, porque detrás de la pantalla hay personas que a través de lo que escriben o publican pueden dar información para conseguir un objetivo o incluso manipular los ideales de según que personas que creen todo lo que leen por Internet.

Estamos en la era de la Revolución Tecnológica, estamos en la era de la Sociedad de la Información. Occidente vuelve a consagrarse por sus Revoluciones que alteran el ritmo de la sociedad. Internet es una realidad, una realidad ficticia cargada de un realismo absorbente en la que cada uno cree en lo que quiere creer, lee lo que quiere leer, se manifiesta en lo que se quiera manifestar, visualiza lo que quiera visualizar…

La bipolarización siempre ha existido como teoría, como forma de estructurar el mundo. Blanco-negro, occidente-oriente, norte-sur, pobreza-riqueza, poder-subordinación, ciencia-religión, cara o cruz, y ahora On-line-Off-line.

Y con toda esta jerga sobre el poder en internet voy terminando el año. ¡Sí! Se va acabando, y ya puedo decir que van a ser las segundas navidades que paso junto al blog. Un ente que creé hace ya año y medio y que aún voy dándole vida de vez en cuando.

¿Hasta cuando durará el Antropólogo Principiante en a red? Pues no tengo ni idea, de momento si en el 2016 no me cierran el sitio, intentaré seguir publicando. ¡Hasta la próxima colegas!

Dicho esto ahora te pido que me des poder,  que me de de comer como a un pez en una pecera para seguir aumentando mi ego, venga saca “tus me gustas” para seguir alimentando al Antropólogo Principiante, esto último es una broma…

 me gusta

3 thoughts on “El poder de la red; construcciones "cibernéticas".

  1. Keder Contestar

    He pensado en ello hace poco.
    En alemania conocí (de oidas) a un tipo que hacía hornos con adobe. (Los construía directamente en el lugar donde irían instalados). Y parece ser que la única manera de contactar con él era así, de oídas. No tenía página web, ni siquiera teléfono.
    También he escuchado eso de que si no está en internet, no existe, pero tantas veces he encontrado cosas que no están en la red, y tantas veces no encontré cosas que busqué en internet.. Me parece un postulado algo «internetcentrista», es decir, posiblemente dicho por gente que pasa gran parte de su vida en internet. Buscas algo que no está en internet, y no lo encuentras, eso te hace pensar que no existe. Pero ahí están los pastores en las alturas pensando en cosas que nada tienen que ver con likes.
    Te agradezco que escribas tu blog!

Deja un comentario