El Chismorreo; una forma de relación social.

El chismorreo es hablar de alguien con alguien.

Es una forma de comunicación y de relación cultural.

Los espacios donde más se practica el chismorreo son los espacios laborales, en la familia y en los grupos de amistad.

Al practicar el chismorreo se asocia, que la práctica vocal y el contenido de la conversación va a ser negativo hacia a otra persona. Hablar mal es una forma de cohesión social, que une.

Como antropóloga principiante, (permítame usar esta identidad usurpada del Antropologo Principiante) me dispongo a escribir esto que no sé quien lo leerá y a quien le interesará, pero aquí me encuentro escribiendo este artículo en este blog.

Me dispongo a contaros del porque de esta reflexión. Trabajo como funcionaria en una de las tantas oficinas que tiene la burocracia repartidas por el territorio del estado.

Como funcionaria que soy, tomo mucho café. El mito típico del funcionario que va a tomar café justo cuando era tu turno para que te atendiese, es cierto.

En los ratos de café puedo observar como los compañeros de trabajo empiezan a “rajar” unos de otros.

Entendamos el concepto de «rajar» como hablar despectivamente de otra persona, lo que se dice, chismorrear.

No es necesario ir a tomar café para empezar a chismorrear unos de otros. En los tiempos libres en los que no tenemos que atender a los usuarios también se “raja”.

El chismorreo es una forma de hablar mal de alguien, aprovechando que esa persona no está para ponerla a parir.

Se establecen unas formas de relación y de complicidad con las personas con las que chismorreas de otras personas.

Hablar mal de alguien con otra persona requiere confianza hacia esa persona y complicidad, ya que no se puede hablar mal de alguien con cualquiera.

Al chismorrear inicias una conversación que se supone que no se expandirá por otros grupos establecidos, cada uno tiene un grupo establecido donde poder chismorrear, cada uno sabe con quien puede chismorrear y donde puede depositar la confianza en las personas para que estas no se suelten de la lengua, una vez terminada la conversación, que, se supone que es confidencial y  no se expandirá por el posible perjuicio que pueda suponer hacia la persona de que la que se hable mal, pudiendo salir mal parada de esa conversación.

Lo gracioso del chismorreo es que se expande.

Si, los chismorreos se expanden y van mas allá de los grupos establecidos.

Cada persona tiene su red relaciones establecida, y al estilo de Evans Pritchard y el sistema segmentario de los Nuer, el chismorreo se expande al igual que las oposiciones segmentarias.

Supongamos que hay tres grupos de chismorreo.

Grupo 1 compuesto de tres personas 1, 2 y 3

Grupo 2 compuesto de tres personas 4, 5 y 6

Grupo 3 compuesto de tres personas 7, 8 y 9

En cada grupo se puede estar hablando de las diferentes personas de los otros grupos, por ejemplo, 1, 2 y 3 están chismorreando de 9.

Por otro lado 7, 8 y 9 están chismorreando de 2.

El caso es que el chismorreo se expande, como dije anteriormente.

Cada grupo supone una conexión de confianza e intimidad con las personas que lo componen, donde chismorrear está permitido.

Supongamos que en el grupo 1, la persona 3 tiene confianza para chismorrear con 4 que pertenece al grupo número 2, y 4 a su vez chismorrea con la persona 7 que está dentro del grupo 3 donde pertenece 9 la persona de la que se empezó el  chismorrear, 7 comenta el chismorreo a 9 y 9 se entera de que en el grupo número 1 se habla mal de él o ella.

Esto puede ser muy engorroso sin un buen gráfico.

A lo que voy, es que el chismorreo se expande y al final la persona de la que estaban chismorreando se entera de quien es el chismoso que habla de ella.

Esta situación la vivo cada día en mi trabajo y por culpa del chismorreo no puedo pertenecer a ningún grupo.

¿Por qué no puedo pertenecer a ningún grupo? Sencillo.

El chismorreo requiere de una relación de confianza, comprensión, conexión, empatía y una serie de emociones que hacen falta para poder hablar mal de alguien. En el momento que no quieres participar en esa red de relaciones en la que se establece el chismorreo, de alguna forma pasas a formar parte de otro grupo y la información llamada chismorreo no pasa por tus oídos sino que te llegan de otros.

Como veis es el pez que se muerde la cola, espero que hayáis entendido algo y os guste esta vivencia personal.

Ahora a toca chismorrear un rato.

4 thoughts on “El Chismorreo; una forma de relación social.

  1. Patricia Contestar

    Muy bueno el artículo sobre el chismorreo, que si bien es visto como algo negativo, aquí tenemos un buen argumento que nos habla de cohesión social, empatía y relaciones de confianza.

  2. Antropologa Adriana Goñi Contestar

    Reblogueó esto en Antropología para Todosy comentado:
    El chismorreo es hablar de alguien con alguien. Es una forma de comunicación y de relación cultural. Los espacios donde más se practica el chismorreo son los espacios laborales, en la familia y en los grupos de amistad. Al practicar el chismorreo se asocia, que la práctica vocal va a ser negativa hacia a otra persona. Hablar mal es una forma de cohesión social.

    Como antropóloga principiante, (permítame usar esta identidad usurpada del Antropologo Principiante) me dispongo a escribir esto que no se quien lo leerá y a quien le interesará, pero aquí me encuentro escribiendo este artículo en este blog.

Deja un comentario