Comer de la antropología. ¿Sueño o realidad?

«Cuando termine los estudios universitarios no sé si encontraré trabajo como antropólogo».

Esta es una conclusión a la que llegamos muchas personas que cursamos estudios de  Antropología.

En España la Antropología no es una ciencia que se conozca mucho. De hecho hasta hace bien poco no era un grado, sino que era una Licenciatura.

Con la reforma universitaria conocida como plan Bolonia la Antropologia logró instaurarse como grado y conseguir fuerza y poder en los centros universitarios.

Y es que la historia de la Antropología en España va de la mano con los acontecimientos ocurridos del pasado triste y contemporáneo de España.

Durante la dictadura en España la Antropología sufrió un varapalo. El tiempo y la abertura educacional tras la instauración democrática de un gobierno elegido por el pueblo hizo posible el resurgimiento de una Antropología sesgada y apaleada que con fuerza quiso resurgir del calabozo al que había sido enterrada.

Tras la reforma educativa (Bolonia), la Antropología en España logró su ubicación en las universidades como estudios de grado. Ahora tras estos años de experimento reformador en las universidades las primeras antropólogas salen a la calle en busca de un lugar en dónde poder obtener una remuneración a cambio de una labor antropológica.

Ya se sabe que en España tener un título universitario no te asegura encontrar trabajo,  es una panacea encontrar una labor de lo que has estudiado.

Si ya cuesta encontrar trabajo a los universitarios de económicas o ciencias políticas ¿qué sucederá con los estudiantes de Antropología?

En España la Antropología se estudiaba como complemento de estudio, como una opción “light” de terminar estudios universitarios o como ampliación de conocimiento, “por gusto”.

Valarmorgulis y el ejército de antropólogas nacidas en la academia. 

En los tiempos que corren y tras la reforma universitaria el ejercito de antropólogas que salen de la academia con el título recién imprimido, chocan con la realidad laboral y la labor antropológica.

¿De qué vas a trabajar cuando termines antropología? ¿Cuáles son las salidas profesionales de la antropología? ¿Vas a poder ganarte la vida como antropóloga? ¿Qué recursos tienen los antropólogos recién salidos de la academia para encontrar un puesto en el “mercado laboral”?

Ante tantas preguntas yo sigo estudiando antropología.

Ante tanta duda me vengo abajo tras ver los pocos casos que conozco de antropólogos que trabajan fuera de la academia, de la universidad, un universidad donde da la sensación de «encapsulamiento» está en las esferas del saber.

Ante tal situación surgen alternativas para buscar un lugar remunerado a la antropología.

¿En qué podemos trabajar como antropólogas? 

Una de las salidas fuera de la academia son los talleres que se ofrecen en Centro de Creación e Investigación Cultural La Tortuga, en Madrid, unos talleres antropológicos que surgen como bien dice uno de los integrantes, Juan R Mendez como alternativas ante la situación actual de la antropología; 

 En primer lugar, los problemas a los que nos encontramos muchos antropólogos y antropólogas (entre otras muchos investigadores) para encontrar una manera de ganarnos la vida relacionada con nuestro ámbito. Ya sabemos cómo está el tema de ayudas a la investigación, becas… Conseguir entrar en un departamento universitario ahora mismo es bastante difícil y quizá el problema también venga de cierta limitación de la antropología a la academia y a las instituciones estatales”

Ante tal situación los antropólogos que no ocupan un lugar de trabajo en la academia ofertan alternativas de desarrollo y conocimiento antropológico como son los talleres que ofertan en el centro la Tortuga.

En otras ocasiones he sido un poco crítico contra la academia y con la situación laboral a la que todavía no he tenido el gusto de afrontar, a la que llegaré cuando termine los estudios.

Puedo percibir en el discurso de Juan R.Mendez que hay un cierto distanciamiento entre la academia y los “otros lugares” donde conocer la antropología y aplicarla hacia una compensación económica que venga de la universidad;

«El deseo de crear espacios que se puedan desarrollar fuera de la universidad y donde se puedan generar otras formas de hacer antropología que  incluyan una forma de transmitir el conocimiento algo distinta, donde la preocupación por cuestiones sociales sea un eje principal y que contribuya a expandir el conocimiento antropológico, que creo que es un conocimiento que tiene mucho que decir en la transformación social, dado que sus metodologías y posicionamientos teóricos son muy útiles para la crítica social».

No es la primera vez que percibo un cierto distanciamiento ante las instituciones universitarias que parece que sólo se dedican a mirar en los laboratorios de las paredes cerradas, mientras van “formando” y “educando” en la disciplina  a estudiantes que se toparán ante la idea de que tenían que haber realizado otros estudios universitarios tras conocer que el “mercado antropológico” va de la mano de la institución universitaria la cual tiene un cerramiento exclusivo para los “elegidos” que han tenido que desarrollar estrategias académicas para lograr un puesto de trabajo y poder comer, aunque sea comer, de la antropología, una forma de «organizar» y desarrollar las redes sociales para conseguir un pedacito del pastel mercantilizado.

Os dejo el enlace para que miréis los talleres de antropología que ofertan en Madrid por si os interesa cursarlos o pilláis alguna idea de cómo realizar antropología fuera de la academia.

Antropología, arte y transformación social. Taller de Antropologia del CCICT

Ahora toca seguir estudiando tras este breve inciso académico para toparme con Hugo Valenzuela y el emprendedor pakistaní en la ciudad de Barcelona. Os dejo algunos artículos relacionados con la Antropología y la academia que han pasado por este blog.

Un saludo antropocompis 🙂

(Tal vez debería de poner este otro emoticono) 🙁

20 thoughts on “Comer de la antropología. ¿Sueño o realidad?

  1. Elyin Rivera Contestar

    Saludos Colegas!.
    curso el tercer año de Antropología en NICARAGUA, como antropologos o en general como futuros profesionales siempre caben esas dudas y desconfianza de no tener éxito en un futuro después de culminar una carrera, sin embargo pienso que eso va en dependencia de cada persona independientemente cual sea su profesión, pienso que lo importante es poner empeño, dedicación y buscar crear experiencias sin necesidad de depender en un lugar de trabajo. En mi caso desde muy joven eh trabajado con organizaciones nacionales e internacionales como VOLUNTARIO y creo que esas acciones han creado en mi, muchas fortalezas y visiones sobre como? donde? y que? puedo hacer para convertirme en un Antropologo con exito 🙂

  2. Antropologa Adriana Goñi Contestar

    Reblogueó esto en Antropología para Todosy comentado:
    En España la Antropología no es una ciencia que se conozca mucho. De hecho hasta hace bien poco no era un grado, sino que era una Licenciatura. Con la reforma universitaria conocida como plan Bolonia la Antropologia logró instaurarse como grado y conseguir fuerza y poder en los centros universitarios. Y es que la historia de la Antropología en España va de la mano con los acontecimientos ocurridos del pasado triste contemporáneo de España. Durante la dictadura en España la Antropología sufrió un varapalo. El tiempo y la abertura educacional tras la instauración democrática de gobierno hizo posible el resurgimiento de una Antropología sesgada y apaleada que con fuerza quiso resurgir del calabozo al que había sido enterrada.

  3. FIDEL ERNESTO Contestar

    Soy antropólogo peruano desde hace 13 años, cuando concluí me inicie como auxiliar de capacitaciones en una ONGs vinculada a temas educativos. Después, gracias a mi Tesis sobre municipalidades, labore como asesor a candidatos a alcaldías distritales, como Capacitador Social en FONCODES, en proyectos en zonas rurales, la docencia en IST públicos-privados, llegue a ser Gerente Social en municipalidades distritales y provinciales, un promedio de 7 años consecutivos, publique mis experiencias como Gerente Social y asesor político, fui candidato el año 2014 a una municipalidad distrital (no ganamos) y ahora laboro en un Instituto de Investigación de Arqueología y Antropología y Docencia Universitaria, y aquí no mueren mis sueños estimados estudiantes y colegas del Perú y del mundo. fidelcrisanto@hotmail.com

    • Lety Contestar

      Hola, soy estudiante de Antropología, postule a la carrera sin tener bien definido en lo que me gustaría trabajar como profesional, sin embargo después encontré el sentido de mi profesión….»en el Perú el campo laboral para un Antropologo es escaso», es lo que nos dicen a nosotros como estudiantes, cosa que a uno como joven nos preocupa mucho, sin embargo hoy me puse a investigar sobre cultura, y llego hasta aquí, leí todos los comentarios y lo que mas me llamo la atención fue el tuyo, el ámbito en el que te desarrollaste como Antropologo me gusta, estoy a un año de culminar la carrera de Antropología, y gracias a esto tengo idea en lo que me voy a enmarcar como Antropologa. Gracias

      • El Antropólogo Principiante Contestar

        Me alegro que la lectura te haya ayudado para definir, desarrollar e implementar la antropología. Yo a día de hoy no soy antropólogo, simplemente un estudiante que de momento se ha quedado a las puertas de terminar el grado, algún día lo terminaré.

  4. Florencia Contestar

    Tienes toda la razón, los guetos académicos es un ‘universal’, pero también la opción de emigrar es muy válida, al final de cuentas estudiamos las culturas…desde lego es la opción que he seguido. Un abrazo desde Buenos Aires! Nota: aquí no está fácil pero puedo ver cierto horizonte, eso sí de cobrar eso lleva tiempo

  5. Renato Melo Contestar

    Mui bueno. Es lo comentario que las personas necesitan ler e oler.

  6. Anónimo Contestar

    Soy antropologa y es cierto que es dificil vincularse al area laboral, pero no por ello me arrepiento de haber estudiado esta carrera. Me siento muy bien con lo que hago y lo que aprendi, ya que me ayudo en el sentido personal y profesional al abrirme de manera amplia o «panoramica» la realidad contextual de las diferentes sociedades. Tambien es real que uno suele desanimarse al ver que los sueños que uno tiene al salir de la universidad se desvanecen por el echo de no encontrar el trabajo apropiado… pero tambien eso dependera en su mayoria de nosotros, en los contactos que tengamos y en lo bien que podamos desenvolvernos en nuestra profesion. No hay nada mejor hacer las cosas con pasion! 🙂

  7. monica Contestar

    ¿Por qué hablas de «antropólogas»? ¿Significa que en España es una carrera mayoritariamente femenina? ¿Hay una cuestión de género relacionada con el estudio de esta disciplina en España? Pienso en lo que escribes y yo como mexicana, me doy cuenta que justamente por aquellos intelectuales exiliados de la guerra civil española, es que en México se logró dar un verdadero impulso a las humanidades con lo que la antropología mexicana se formó y creó una verdadera escuela. Que curioso -y que pena- que las cosas hayan cambiado tan desfavorablente para ustedes.

    • El Antropólogo Principiante Autor del artículoContestar

      Hola Monica, perdona por la confusión causada en cuanto a la transgresión del género a la que estamos acostumbradas a leer. Normalmente escribo en masculino o en femenino sin ningún orden por la cuestión misma del género. No significa que en España haya más mujeres que estudien antropología aunque no conozco ese dato para poder confirmarlo. En cuanto a la disciplina en México desgraciadamente no la conozco y muy a mi pesar en los manuales de estudio que nos ofrecen en la universidad no se ahonda en la antropología de allí. Lo que puedo percibir o lo poco que sé, es que en las tres américas (tal vez haya más no sé) la antropología está muy activa y es reconocida. En España no tengo la misma sensación. Un saludo.

  8. carolina bastidas campo Contestar

    Mi papa tiene 65 años es antropologo colombiano con nacionalidad española, siempre ha vivido en colombia, le decian que se iba a morir de hambre, en realidad es una persona que sigue trabajando lo llaman mucho a que de consultoria y esta super bien, pienso que es una carrera con un futuro magnifico tanto en el area de humanidades como en el area del mercadeo y la investigacion de mercados. Para mi los antropologos tienen mucho futuro.

Deja un comentario