Capitalismo 2.0 y Territorio Creativo. Antropólogo en busca de una etnografía.

Ahora que ya conozco la forma de captar tu atención te hablaré del capitalismo 2.0, un nuevo capitalismo que surge con la economía de la información  y la revolución tecnológica. 

Estrategias y «truquitos» hacen que pases cada vez más tiempo pegada a la pantalla, navegando entre mares, consumiendo contenidos, imágenes, vídeos, textos, que no hacen más que “infotoxicarte”.

Pero no vengo a hablar de la “info-toxicación”, sino de las personas que hay detrás de la pantalla para captar tu atención y que consumas productos digitales. Detrás de toda esta producción digital han emergido entidades constituidas como empresas que explotan los recursos que ofrece la red para ganar dinero, gracias al tiempo que pasas delante de la pantalla. Si no lo sabes, desde que entras a una web hasta que sales de ella, hay una serie de guías para que naveges dentro de la red, es como un dirigir al ganado, es lo que llaman marketing online.

Estas nuevas empresas presumen de su horizontalidad estructural. Esa horizontalidad viene dada por la carencia de la verticalidad. Quiero decir. Allá por la época de la Revolución Industrial, permíteme que me remita a esta época, las fábricas, aquellas consumidoras del trabajo humano empezaban sus andanzas por lo que conocemos hoy como capitalismo. Este sistema que no hace más que cambiar de forma. El capitalismo como su nombre indica, es fácil de entender. Produce, consume y gana, sin olvidarnos del ¡explota!

Ya sabemos que el capitalismo es voraz, no entiende de fronteras y el que gana lo hace a base del recurso del que menos tiene, y lo curioso es que el que menos tiene es el que acaba consumiendo y haciendo más grande al que tiene los medios de producción.

Con esta breve pincelada, os hablaré del capitalismo 2.0.  Tras leer la etnografía de Luis Reygadas “¿Capitalismo 2.0? Etnografía de una empresa del mundo digital” voy observando cómo estas nuevas empresas presumen de crear un entorno de trabajo más horizontal y equitativo que una empresa típica capitalista.

Territorio Creativo es una de ellas. En su página web puedes explorar todo un ideal de lo molón que es trabajar en esta empresa. Ofrecen contenidos en donde exponen que trabajar con ellos, “mola”. Los trabajadores desayunan juntos, juegan al ping pong, establecen relaciones de creatividad y en uno de los vídeo que se puede visualizar en la página, aparece Elena Betés vestida de gata para dar una charla. ¡Como mola! ¡Quiero trabajar en esta empresa! Es lo primero que te puede venir a la cabeza, si piensas en que la jefa podría ir vestida de gata para animar a sus currantes para que sigan creando, trabajando, y que no es más que otra forma de capitalizar el talento creativo.

Elena Betés fundadora de rastreator, un buscador de seguros presume que lo que diferencia a su empresa, porque no deja de ser una empresa, es la autonomía que tienen sus empleados, la meritocracia, la falta de símbolos de estatus, (¡bingo! Símbolo es igual a que un antropólogo puede descifrar ese significado simbólico), el cambio constante, la aceptación del fracaso, el optimismo, diciendo que «son valores fundamentales que debería de tener cualquier empresa».

Esta transformación del capitalismo surge en los nichos de la economía de la información, en donde, el capitalismo se va haciendo más «humano y más igualitario», a simple vista, claro. Según la directora de rastreator, volviendo a la falta de símbolos de estatus, se refiere a la falta de una categorización laboral que  puedes encontrar en cualquier empresa, como el director, el delegado, el jefe o vete tu a saber, de ahí esa horizontalidad y falta de estatus, a la vez  basada en una meritocracia, esto quiere decir, en que según tus méritos ocuparás una posición u otra en la empresa que mola tanto, ¿acaso un sistema meritorio no otorga a sus trabajadores un estatus en base a los méritos? ¿Por qué se tiende a invisibilizar la figura vertical de la empresas capitalista y presumir de una horizontalidad en la que el jefe ofrece desayunos, charlas creativas y demás estrategias para hacer creer que ese estatus no es percibido por los componentes de la empresa?

Tal vez si la jefa de rastreator contratase a una antropóloga para hacer una etnografía de la empresa, pueda observar las relaciones que se dan entre sus trabajadores desde una postura emic, así como conocer la relación con los medios de producción y el producto creado para el consumo, tal vez, y digo tal vez, se daría con un canto en los dientes al descubrir que no todo es oro lo que reluce y que tras esa supuesta horizontalidad, la estructura que hemos legado del capitalismo siga firme, aunque, en la nueva economía de la información se intente disimular o transformar a cambio de un desayuno y unas partidas de ping pong.

En Territorio Creativo presumen del trabajo igualitario, de la falta de estatus, como si todo fuese una balsa que navega por los mares del capitalismo 2.0, este caso por los “cibermares” y es que el talento creativo no tiene precio, pero en el momento en el que el ser humano es capaz de crear talento con una computadora, los nuevos capitalistas 2.0 intentan explotarlo y capitalizarlo, tratando bien a sus trabajadores, ya que a fin de cuentas, el talentoso con su computadora puede crear y explotar sus capacidades con su propio medio de producción.

Creo  y digo creo, porque habría que analizarlo más profundamente. En el momento en el que se crea toda esta economía de la información, el capitalista tiene que reinventar la estrategia para seguir teniendo en sus manos la estructura para crear medios, como en Territorio Creativo.

O tal vez, esto vaya a más.

Si está interesada en contratar a un antropólogo y hacer una etnografía de su empresa, deje su mensaje…

Se sorprenderá del mensaje que le puede dar un antropólogo creativo cuando se observe a sus trabajadores y los entreviste. Así aprovecho y quien sabe, puede que la siguiente etnografía que realice sea en Territorio Creativo. 🙂

Un antropólogo irá a descubrir si es verdad ese igualitarismo que se imaginan dentro de la empresa y esa falta de símbolos de estatus. La antropología ofrece un interesantísimo discurso en torno a estas nuevas formas de capitalismo, y si no, que se lo pregunten a Reygadas.

Os recomiendo su lectura si estás interesada/o.

Aquí un antropólogo buscando trabajo, bueno, principiante o intentando crearlo 🙂

el antropologo principiante

Al final del vídeo podréis comprobar la estructura vertical de la empresa cuando en un supuesto desayuno una directora de otra empresa con «estructura vertical» es la única que va disfrazada. ¡Menuda horizontalidad!

FACE

Deja un comentario