LA MIERDA DE VIVIR EN EL PODER DEL AHORA

Me gustaría contar hoy y ahora como me siento tras vivir en el poder del ahora.

Hace un tiempo leí un libro de Eckhart Tolle titulado «El poder del ahora».

Por suerte no tuve que comprarlo ya que me lo dejaron para leer, la persona que me lo dejó se quería deshacer del libro, ya que tras verme tan curioso respecto al libro y advirtiéndome que se trataba de literatura barata, lo acepté.

MI HISTORIA CON LOS LIBROS

Desde pequeño me ha encantado leer, siempre he tenido libros a mi alrededor, el Barco de Vapor me acompañó en mi infancia, seguro que algunas lo recordaréis, aquellos libros tan chulos para lectura infantil. 

Ya en mi adolescencia leía literatura juvenil y cuando cumplí 21 años empecé a interesarme por los libros de auto ayuda, porque el poder del ahora es eso, un libro de auto ayuda.

De los 21a los 23 leí muchos libros de auto ayuda, el motivo era porque me sentía un poco perdido y acudí a este tipo de literatura.

Una vez recuperado de mi apatía y sin ir a terapia, me olvidé de los libros de auto ayuda para tener en mis manos novelas de diferentes temáticas que siempre he tenido en la mesita de noche.

A los años aparecieron los libros de antropología, cuando comencé a estudiar antropología del 2014 al 2016 mi librería se convirtió en una auténtica colección de libros sobre antropología, sociología y demás ramas humanas.

Con mi despertar consciente tras leer tanta antropología, vino una etapa en la que volvía a sentirme perdido, depresivo y amargado.

¿Quiero ser realmente antropólogo?

¿Cómo he llegado a trabajar como funcionario?

¿De verdad quiero ser funcionario el resto de mi vida?

¿Porqué la vida me ha llevado a un estado de malestar continuo en el que ando siempre con el ceño fruncido?

Si la antropología me encanta ¿por qué me siento mal cuando leo algunas estenografías que me hacen ver el mundo de distinta forma?

Si no lo sabes, la antropología despertó en mi un malestar continuo, leer etnografías y entender como nos comportamos culturalmente hizo en mi un proceso de des-identificación del cual ahora me encuentro mejor.

Del 2016 al 2018 dejé a un lado los libros de antropología para centrarme en los libros de autoayuda, desarrollo profesional, personal y emprendimiento para salir de mi «amargaera» que me acompañaba todos los días.

Soy consciente de que soy un tanto obsesivo compulsivo porque cuando me da por algo voy a por ello sin pensármelo dos veces.

Me pasó con la antropología, me dio por querer ser antropólogo y me empapaba muchísima literatura sobre antropología y me volvió a pasar cuando me sentía mal y quería cambiar de trabajo por lo que me dio por leer literatura sobre autoayuda para cambiar mi vida.

MI REFUGIO EN LOS LIBROS

Tengo muchas manías con los libros, como no dejarlos prestados, y si los dejo tienes un tiempo máximo de tres meses para devolvérmelo, porque si en tres meses no está de vuelta empiezo a ponerme nervioso.

Me encanta recoger libros de la calle, sea cual sea. Acumulo libros que nunca me he leído, es como un síndrome de Diógenes que solo me pasa con los libros.

Los libros que me interesan los subrayo. Me encanta subrayar libros para cuando los vuelva a coger ir directamente al grano y a lo que me interesa.

Los libros son mi refugio, aunque con la era de internet cada vez leo menos por culpa de las redes sociales, los blogs y foros.

Cuado dejé de leer libros de antropología me refugié en los libros de auto ayuda, en dos años leí más de 40 libros de auto ayuda que a 12 euros la media de cada libro dan la suma de 480 euros.

Después de leer tantos libros de auto ayuda de diferentes ramas me di cuenta del mercado tan amplio que se expande en momentos de crisis.

LA CRISIS DEL PODER DEL AHORA

Como te dije al principio en mis manos tuve el honor o el horror de leer el poder del ahora.

Si eres capaz de entender este libro eres capaz de leer cualquier texto de antropología, porque el lenguaje que usa se las trae, sobre todo a nivel metafórico donde tienes que ser adivino para descifrar un lenguaje que a fin de cuentas se resume en una sola palabra.

“VIVE EL AHORA”

Y vivir el ahora no es nada nuevo, ya lo dijo Horacio en su «Carpe Diem», aunque los defensores del poder del ahora dirán que no significa lo mismo.

El vivir el ahora consiste en librarte de los pensamientos que te crean malestar tanto futuros como pasados.

Si no piensas en el futuro nada te puede hacer daño, ya que muchos de esos pensamientos que nos vienen del futuro son malos, nos afectan y crean ansiedad.

Librarse del pasado también es un ejercicio para practicar en el poder del ahora ya que todo el mundo lastra acontecimientos del pasado que no les gusta y les afecta en el momento presente.

Si eres capaz de eliminar tanto el futuro como el pasado de tu mente sabrás lo que es el poder del ahora, que se trata de vivir este momento.

Con esto te he resumido el libro del poder del ahora, como ves, bastante sencillo y con peligros de ser aplicado.

Este vivir el momento ha producido bajo mi óptica una serie de individualismo exagerado en la que el poder del ahora se centra en el individuo en el cual está todo el poder para hallar la felicidad absoluta viviendo el presente.

LOS PELIGROS DE VIVIR EN EL PODER DEL AHORA. 

El poder del ahora ha sido escrito bajo un patrón cultural del tiempo.

No en todas las culturas se da el mismo sentido al tiempo, de hecho hay algunas que ni siquiera saben lo que es el pasado ni el futuro, como por ejemplo Los Amondawa que viven sin contar el tiempo. El tiempo no lo tienen como concepto que contar sino que se refieren al tiempo por experiencias vividas, por lo que los consejos para vivir en el ahora no les serían útiles, por lo tanto el poder del ahora no lo entenderían. 

Vivir en el ahora es volverte un ser inerte, sin vida, sin historia y sin nada que proyectar en tu futuro.

Imagina que tienes que borrar de un plumazo tu pasado.

Sería como borrar de un plumazo tu historia, como empezar a vivir de nuevo, que es justo lo que le paso al escritor, que tras una experiencia traumática tuvo que olvidar su pasado y reconvertir su identidad para volver a relacionarse con el mundo.

Lo que el poder del ahora te recomienda es que erradiques esos pensamientos del pasado que te atormentan. Por lo cual está dando por hecho de que todo el mundo que lee este libro vive ligado a su pasado tormentoso.

Lo peor viene cuando te dice que te olvides de vivir el futuro. Si no piensas en tu futuro vivirás mejor. Está enfocado sobre todo para personas que viven en un futuro tormentoso y preocupado.

Es por eso que en tiempos de crisis social y económica los libros de auto ayuda se venden como churros y vemos como día tras día aparecen nuevos «coach» con nuevas terapias que vienen pisando fuerte para erradicar tus problemas económicos, sociales y culturales mientras ellos se llenan los bolsillos de tu dinero vendiendo libros, dando conferencias y erradicando la tristeza en el mundo. 

Si nos olvidamos de vivir en el futuro y nos despreocupamos de él, ¿qué sentido tendrían las luchas sociales por las que se intenta decir a los que ostentan el poder que paren sus planes maquiavélicos para seguir enriqueciéndose? ¿Para que querría conocer personas con las que relacionarme si voy a ser incapaz de mantener una relación duradera si yo solo vivo en el ahora? ¿Acaso vivir en el ahora no es una expresión del individualismo social en su expresión máxima?

Si vivo en el ahora perfectamente puedo olvidarme del pasado, pero claro, no se puede borrar de un plumazo tu pasado porque hay lazos de afinidad y de sangre que muchas veces son los que nos atormentan el presente y nos preocupamos en el futuro, por lo que vivir en el ahora sería romper con todo aquello que nos ha causado daño y nos repercute en el presente.

Es borrar tu historia, una historia que es imposible de borrar porque siempre te va acompañar por muy mala que haya sido. 

Si vivo en el ahora, el futuro no me importa y como no me importa el futuro me centro solo en mi bienestar del ahora, a lo que doy prioridad es a mi momento presente y si en este momento presente tú no estás presente me da igual porque no me preocupa tener que mantener una relación contigo porque vivo el ahora.

Vivir el ahora significa no planear nada. Ya no te hablo del futuro lejano o próximo, te hablo del día a día. Hoy en día es muy difícil poder hacer planes con algunas personas que te rodean y seguro que te habrá pasado.

Intentas hacer una quedada con los amigos y hasta el último momento no sabes si vas a quedar con los colegas, porque uno confirma a última hora que podrá ir, otro cancela la cita a última hora porque vive en el presente y en ese presente no le apetece ir, otro decía que venía pero ha encontrado una experiencia que le va a reportar más felicidad porque vive en el ahora sin preocuparse de mantener lazos de afinidad con los colegas para mantener sus relaciones en el futuro.

Al final, de tanto vivir en el poder del ahora cada vez vivimos como seres más individualizados en donde lo que importa es mi felicidad absoluta frente a los demás. Ya no me preocupo por los demás o por mantener mis relaciones, solo me centro en mí y mi felicidad que es lo que importa.

Es por eso por lo que escribo este artículo, porque me da un poco de miedo vivir en el ahora. Sí, lo aplico en mi día a día, pero también me doy cuenta de que me importo más a mi mismo que a cualquier situación que me cause malestar.

Si una amiga se encuentra mal, intento evadir esa situación en la que tiempo atrás estaría apoyándola para que se recuperase, le digo que tiene que vivir en el ahora que se olvide del pasado y se centre en el presente, pero ¿cómo va a entender vivir en el presente si acaba de morir su madre? Es como decirle que se olvide de ella, que rompa sus lazos y no se preocupe por su pérdida, total, para que estar mal si tu estás viva y coleando en este presente. 

Con suerte puedo ir a consolar a mi amiga pero tal vez esa situación de vivir un mal trago con ella me produzca malestar en mi felicidad presente y prefiera evitar esa situación porque en el poder del ahora me dice que me olvide del futuro, si me olvido del futuro y no pienso en él, muy probablemente no piense en mi amiga que acaba de perder a un familiar y me centre en mí, porque mi amiga no existe, porque no está presente.

Eliminar las fronteras del tiempo, ese concepto abstracto, para centrarnos en lo presente, en lo que vivimos ahora, para mi es una expresión del individualismo social por el que atraviesa mi cultura, un individualismo que viene marcado por este tipo de literaturas, por las tecnologías y el tiempo que pasamos cada vez más en ellas en las que la interacción del cara a cara es menor y lo que más importa es mi felicidad ante la de los demás.

He intentado articular mis pensamientos para conjugar el poder del ahora con el individualismo pero, me acabo de dar cuenta que tras leerlo queda muy superficial y nada argumentado, pero que me importa, si yo vivo en el ahora y ahora soy feliz escribiendo y le doy a publicar sin importarme nada más. 

10 thoughts on “LA MIERDA DE VIVIR EN EL PODER DEL AHORA

  1. Anonimo Contestar

    Tus problemas de ego y autoestima son increíbles, creo que por ahí va el que no lograras comprender el libro, en tu estado actual eres incompatible con él, le

    A diferencia del señor que le ha encantado leer libros desde niño y ha estado rodeado de ellos, pero que no fue capaz de completar ni reflexionar un libro que requiere de estudio propio como persona apoyándose del texto, yo si leí el libro completo y varias veces, y en todas aprendo algo nuevo.

    No me extrañaría que la cantidad de lineas que usaste para «basurear» el libro sean superiores a las que tu leíste de él.

    Es mejor decir que simplemente no entendiste el libro y no escribir conclusiones al azar realizadas de algo que ni siquiera fuiste capaz de completar, además tu forma de expresarte deja bastante que desear para alguien que se esfuerza tanto en destacar su pasión por la lectura.

    Lo único que vi fue un niño con avatar de caricatura usando expresiones como «mierda» y un montón de ironía. En fin, tu post fue una critica terriblemente mal hecha llena de «yo pienso así, lo interpreté así»… mal…

    Que pena que buscando nuevamente el libro aparezca esta publicación de las primeras en Google.

    Saludos y regresa a la terapia que abandonaste, la necesitas más que nunca.

  2. Juan Contestar

    Hermano creo que lo entendiste mal al libro. Tolle repite varias veces que no hay que perder totalmente el futuro y el pasado. Sino usarlo cuando es necesario.

    • El Antropólogo Principiante Autor del artículoContestar

      Lo más seguro es que no entendiese mal el libro, porque al cabo de un rato y de repetir siempre lo mismo, lo cerré…

  3. Román Contestar

    No he leído «el poder del ahora» solo sé que es un bestseller y como tal me produce rechazo porque lo que se hace muy popular está de moda, no suele tener verdadero valor y se va tan rápido como ha llegado. Quiero decir que no perdura en el tiempo. Sé que esto es una conjetura porque ninguno de nosotros vivirá lo suficiente para poder comprobarlo. Citando a Jung y respecto a las personas que beben en este tipo de fuentes «Las personas hacen lo que sea, no importa lo absurdo, para evitar enfrentarse con su propia alma.»

    Lo que si he visto es el principio de una conferencia de Eckhart Tolle en Barcelona sobre el poder del ahora, os dejo el enlace al final del comentario, y en mi opinión la puesta en escena y la actitud del autor me parece que adolecen de una afectación espiritual que a mí me resulto definitiva para no seguir viéndola hasta el final. Sé que estoy siendo duro con el autor pero no tengo nada personal contra él.

    En cuanto lo que dices sobre el individualismo me suscita inquietud porque no sé si acabarías propugnando el colectivismo, cuanto mayor es la multitud, más insignificante es la persona. Yo al que la obra de Carl Gustav Jung estoy por el proceso de individuación, es decir bajo circunstancias mínimamente favorables el intentar llegar a ser el que uno/una es en potencia. Pero esto desde luego no es un camino de rosas, el desarrollo de la personalidad es de las cosas más caras como todo lo que verdaderamente vale la pena. Creo que una verdadera comunidad florece allí donde se relacionan personas completas en un ambiente de camaradería. Pero esto desafortunadamente no es el caso actual donde el hombre/mujer masa es lo que prima.

    • El Antropólogo Principiante Autor del artículoContestar

      Gracias por tu comentario!!! Es de mucho valor.

  4. José Antonio Contestar

    No sería olvidando el pasado, mas bien sería aceptando lo ocurrido, el problema viene cuando divagas en el pasado imaginado que pudo ser mejor, y pensar en el futuro sin afán solo creándolo ahora, ese ahora que sea tu motivo de vida pues es el que estas viviendo, si tu ahora es trágico, esta el poder de la aceptación pero debes tomar acción para cambiar ese ahora, en fin muy cierto tus comentarios, por mi parte acople a mi vida mucho de ese libro, saludos.

    • El Antropólogo Principiante Autor del artículoContestar

      Gracias por el comentario le daré vueltas a tus palabras jeje

  5. Mujer de Guerra Contestar

    Conjugar leyendo, pensando, actuando, conociéndote… da igual pasado, presente y futuro como mención, importan los valores de los tiempos tanto buenos y malos porque son parte de tu historia, de tu persona. Utilízalos con sentimiento y nostalgia, con fuerza y agallas, con alegría y entusiasmo… y vive el ahora contigo y con el mundo, porque en él nada es a obviar aunque sea una margarita que se deshoja porque te apetece, porque se marchitó, porque es la temporada… VIVE TODO TAL Y COMO TE CONOCES, PERO DISFRUTANDO, ASUMIENDO, COMPARTIENDO, EN SOLEDAD.
    Eres sabio antropólogo, pero jamás podrás cambiar el rumbo de lo que no guías, que sí que puedas orientar (futuro? je.. bah, no a la definición y comedura de tarro sin más, a disfrutar como sea posible… incluidos testarazos caballero de armadura).

    • El Antropólogo Principiante Autor del artículoContestar

      Bonitas palabras, muchas gracias me han levantado el ánimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *