EL TRABAJO DE CAMPO; LA TEORÍA EN CONFLICTO

El cruising en la cultura gay es una práctica de sexo con desconocidos -en la mayoría de las veces- o con conocidos asiduos, en espacios públicos. La terminología inglesa es apropiada por las personas que conocen lo que significa realizar cruising. Hace dos años, hice mi primera práctica de trabajo de campo para superar una asignatura que entraba en el grado. La práctica etnográfica consistía en realizar un dominio de acción. Un dominio de acción aplicando el enfoque holístico, delimitando el campo de acción, incluyendo las diferentes personas que podían entrar en ese campo de relación, así como las reglas y rituales que surgían en de las relaciones que se daban en el campo.Hace poco escribí sobre el cruising y la virtualidad.  

2013-03-02 21.04.34
Algunas anotaciones sobre el trabajo de campo

La elección fue realizar un trabajo de campo sobre el cruising. Para ello busqué teoría sobre el tema al que iría a observar. ¡Bingo! había una etnografía realizada justo del tema que quería trabajar. Leí el trabajo de Jose Antonio Langarita Adiego y empecé a ir al campo a observar lo que ocurría. De hecho, fui al mismo sitio donde Langarita hizo su trabajo etnográfico.  Al leer el trabajo de Langarita, sobre el cruising, a Begonya Enguix y los cuerpos masculinos y Oscar Guash  con los varones en perspectiva de género -ya que el estudio de otras asignaturas no dejaba mucho tiempo para dedicar a buscar más teoría sobre el  campo-, fui adquiriendo las categorías usadas que aparecían en el trabajo de Langarita y las fui plasmando en mi propia observación de campo.

Entre en conflicto con algunos de los resultados y métodos aplicados que Langarita plasmó en el trabajo finalizado, me sucedió algo parecido a Oscar Lewis en Tepoztlan que averiguó y dio otro enfoque y sentido a la etnografía que hizo Robert Redfield en el mismo campo de acción. Me cuestioné la importancia que tiene buscar toda la teoría posible sobre lo que el antropólogo quiere estudiar o sin embargo ir directamente al campo sin conocer nada, o lo mínimo posible sobre las personas, costumbres, rituales que ocurrían en este campo observable y delimitado. Una cuestión en la que entra en juego la posición Emic-Etic. En mi caso, al recoger las categorías y clasificaciones que hizo Langarita en su trabajo influyeron en mi propia observación. Digamos que mis categorías Etic´s al inicio de la investigación eran realmente las categorías Etic´s de Langarita.

Era consciente en todo momento que al leer su trabajo, influyó en mi manera de observación. Parecía que mirase a través de sus ojos. Al ser consciente, decidí que había llegado el momento de crear mis propias categorías e ir debatiendo las categorías de Langarita,  así lo hice. Descubrí entre otros asuntos que los “cruisiers” –personas que practican cruising- buscan discreción en las relaciones sexuales y que las palabras poco suenan en un espacio donde el gesto corporal es la forma más común de comunicación. Langarita adoptó una serie de medidas en las que participaba en los rituales que se daban entre los cruisiers para entablar una relación coloquial y de comunicación oral y así dar un enfoque Emic de los “cruisiers”. A mi no me fue necesario participar en los rituales entre los “cruisiers” en donde Langarita una vez finalizado el ritual de interacción conseguía informantes. Pude comprobar que acercándote y hablando con la palabra y no con el gesto, muchos de los “cruisiers” hablaban y se interesaban por el trabajo dando una categoría Emic diferente a la que podía observar en Langarita. Tengo que recalcar que algunos de los enfoques que usé eran los de Langarita y que algunas de las preguntas que realicé a los “cruisiers” también.

Esto que he escrito, formó parte del diario de campo, ese que dividimos, en donde en una parte escribimos lo que vemos y en la otra lo que sentimos. Aquel primer acercamiento a la etnografía lo recordaré siempre y más adelante os contaré alguna anécdota sobre las personas que conoces en el campo, como Jhavie que algún día me gustaría escribir sobre él, pero a ver si los libros y los exámenes me dejan. En este texto expongo la dicotomía de buscar toda la teoría que puedas antes de ir al campo o por el contrario ir virgen, sin conocimientos previos de lo que vas a investigar  ¿Tu que piensas?

No quiero salir de la academia y convertirme en un antropólogo anti academia, porque últimamente puede que de esa sensación con algunos de los últimos textos publicados, como, “Una amalgama antropológica: ¿Universidad o Libertad?” o un texto que me hizo recapacitar y pensar de Andrés López, “La antropología no tiene que ser sólo académica”. 

Si te interesa esta información en Facebook se publican algunas cosillas más. Si quieres escribir en este espacio puedes ponerte en contacto en antropologec@gmail.com, será un placer poder publicar tus escritos.

Por cierto, hace dos días encontré un libro publicado por Langarita, “En tu árbol o en el mío. Una aproximación etnográfica a la práctica de sexo anónimo entre hombres”. Barcelona: Edicions Bellaterra, 2015, 253 páginas. Este libro será el libro que me empollaré en verano. 😉

Por cierto el causante de toda esta historia fue Ángel Díaz de Rada, el profesor tutor que tenemos en la asignatura de Etnografía que nos plantea trabajos bastante interesantes.

Un saludo

6 thoughts on “EL TRABAJO DE CAMPO; LA TEORÍA EN CONFLICTO

  1. Emerzon Contestar

    ohh. ok te recomiendo ” Etnografia” Joan J. Pujadas y cualquier texto de Claude Levi-Satrauss…

  2. Emerzon Contestar

    Hola!! que tal .. es un tema interesante el que expones aquí , quizás algún día haga algo parecido en mi proyecto de tesis, aun estoy en ese proceso de identificar que es lo que quiero para ello… felicidades con estos trabajos nos ayudas a muchos a conocer un poco sobre temas que no son mu tocados bueno al menos no conozco mucho ..
    si no es mucho pedir y si si es que se pude, podrías recomendarme bibliografia para adentrarme un poco mas en el tema ..

  3. Antropologa Adriana Goñi Contestar

    Reblogueó esto en Antropología para Todosy comentado:
    EL TRABAJO DE CAMPO; LA TEORÍA EN CONFLICTO
    Publicado en 16 marzo, 2015
    1 Voto
    El cruising en la cultura gay es una práctica de sexo con desconocidos -en la mayoría de las veces- o con conocidos asiduos, en espacios públicos.Hace dos años, hice mi primera práctica de trabajo de campo para superar una asignatura que entraba en el grado. La práctica etnográfica consistía en realizar un dominio de acción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *